viernes, 18 de agosto de 2017

Una segunda oportunidad

         El baño se diseñó para una persona con movilidad reducida. Se optó por un espacio grande y con pocas piezas (lavabo y váter). El pavimento se eligió en color lila y las paredes se alicataron con una loseta blanco roto y una franja estrecha en verde botella; así pues, lila y verde eran los colores que marcarían la elección posterior de los accesorios para este espacio.


         Contábamos con tres estanterías pintadas en un verde muy oscuro, que andaban rodando por la casa desde hacía años y no acabábamos de ubicarlas en ningún lugar. Sobre el verde original se aplicó un esmalte blanco roto, se decapó, se realizó un estarcido a medida y se remató con una pátina verde claro. Dos se colocaron junto al lavabo y la tercera sobre váter.


         Debajo de las estanterías próximas al lavabo se pusieron dos perchitas, reutilizadas, para colgar las toallas de manos; para las de baño, más pesadas, se adquirieron unos colgadores muy sencillos de acero empolvado.


El accesorio para el papel higiénico se sustituyó por una percha y una tira de tela, que permite ajustar la altura. Dos jarrones con la misma decoración y diferente tamaño, que estaban desaprovechados, se utilizaron como escobillero y macetero sobre la cajonera, respectivamente.

 La cajonera (anteriormente un mueble en crudo destinado a la bodega) se pintó con esmalte lila y a los cajones se les aplicó un tinte verde, un barniz incoloro y un estarcido a medida. Las mismas técnicas se utilizaron en el espejo sobre el lavabo que, además, se remató con una pátina verde claro.
         La toalla grande de un juego "recuerdo de Canarias" se ajustaba perfectamente al tamaño de la ventana y se decidió usarla como cortina. Las dos más pequeñas se colgaron junto al lavabo, ocultando los enchufes e interruptores eléctricos; penden de un aro realizado con mimbre, cuerda y cinta.
       La decoración se completó con unas pocas piezas cerámicas que había por la casa.


         

         

martes, 8 de agosto de 2017

Utillaje culinario I

Jarros de cobre documentados en Agudo


La funcionalidad y la versatilidad son, seguramente, las características que mejor definen el menaje tradicional usado en la cocina y el almacenaje de alimentos. Unos pocos utensilios con tamaños muy variados han bastado para realizar la mayor parte de las tareas relacionadas con su preparación y conservación. La olla de echar en pringue, la torreznera, la tapadera del jarro de cobre, la panerilla de rajar las migas y algún otro integran el escaso material con función específica.

El jarro de cobre

El desgaste frontal en el aro de la base de los jarros de cobre antiguos (imagen superior) demuestra que éstos pasaron buena parte de su vida útil arrimados al fuego. El cocido, elaborado a la lumbre en puchero de barro, necesitaba un aporte constante de agua templada para que no se pegaran los garbanzos y el único modo de proporcionársela era manteniendo, mientras durase la cocción, un recipiente con agua junto a las brasas. El jarro de cobre, bien documentado desde 1850, podría haberse usado con ese fin a tenor de lo sucedido en las décadas posteriores. Aunque desconocemos su evolución tipológica, se ha conservado un ejemplar considerado viejo en un inventario de 1884, es más esbelto y presenta un perfil más suave que cualquier otro de los que he tenido ocasión de contemplar (imagen superior, pieza situada a la izquierda); además, ostenta  la típica tapadera perforada a modo de boca de regadera que se utilizó para humedecer las migas. En Peñalsordo (Badajoz) he observado un recipiente cerámico con una boca muy especial (imagen inferior) y me han asegurado que sirvió para mojar las migas, pero ignoro su fecha de fabricación; no muestra evidencias de haber estado junto al fuego ni parece muy apropiado para beber “a morro”, tal y como sucedió con las cantarillas, que se colocaban junto a la piedra del humero, por lo que ignoramos si tuvo alguna otra función. No nos consta que en Agudo hubiera piezas semejantes, aunque no debemos olvidar que el barro es una materia prima muy frágil y su durabilidad es más limitada que la del cobre.

Recipiente documentado en Peñalsordo (Badajoz). Fotografía de Juan F. Cerrillo

viernes, 7 de julio de 2017

Otras cosas



El formato de este blog no permite realizar una sección aparte donde incluir asuntos demandados por los usuarios, aunque ajenos a las materias consideradas fundamentales para este sitio. Con el fin de que las recetas de cocina y las manualidades no encubran los contenidos de cultura local, tradiciones y demás se ha decidido utilizar una sola etiqueta (Cocina fácil y rápida) y una misma fecha (San Juan de 2017) para las recetas de cocina y otra etiqueta (Házlo tú misma) y el día de San Antonio de Padua de 2017 para las manualidades. La primera semana se mantendrán en el lugar que les corresponda, después habrá que buscarlas donde se ha indicado. Lamentamos las molestias que estas peculiaridades puedan causar a los interesados.

viernes, 30 de junio de 2017

Octava del Corpus, 2017


Afammer-Agudo y la celebración de San Benito



Perseverantes en el empeño de recuperar y divulgar el patrimonio local y la cultura tradicional, Afammer-Agudo ha decidido aceptar la propuesta de nuestro párroco para restablecer la celebración de San Benito, patrón de la iglesia parroquial.
En otros tiempos el santo titular de la parroquia fue muy celebrado por nuestros antepasados. No se conocen muchos datos al respecto, pero en el libro cancelario de la Virgen del Rosario se menciona la compra de un toro para las celebraciones a medias con los de San Benito. Salva Jiménez recoge en su blog (38 grados norte; marzo de 2011; cofradías) una orden del Conde de Aranda, datada en 1770, sobre las cofradías, hermandades y otras asociaciones religiosas, que aporta algunos datos sobre San Benito: También hay un voto de villa por el título del Patrono y Señor San Benito en el que por los señores de su Ayuntamiento anualmente se nombra un sugeto con el cargo de Prioste que tiene la obligación en la festividad de dicho Santo de matar un toro como gasto hascenderá a cien escudos o reales poco más o menos, y además hace su convite a los de Ayuntamiento este a su arbitrio. 
Este año la fiesta será bastante más comedida. Se ofrecerá una misa a San Benito el martes, 11 de julio, a las 20:00 horas. A continuación tendrá lugar una  modesta verbena en la puerta de la iglesia parroquial, en un intento de rememorar la celebración antigua (lo del toro no se va a recuperar… de momento).


miércoles, 28 de junio de 2017

La casa tradicional. Espacios abiertos


 


         Corrales, cerquillas y patios constituyen los tipos de habitáculos sin techar característicos de las casas locales.